¿Nadie ha dicho nunca “Es una posibilidad de uno contra 999.943, pero pude funcionar”?

Aquí es a donde fueron a parar los dragones.

Aquí yacen.

No están muertos, no están dormidos. No aguardan, porque el hecho de aguardar implica una cierta expectación. Posiblemente la palabra más adecuada sea…

… latentes

Y aunque el espacio que ocupan no es como el espacio normal, están muy apretados. No hay ni un centímetro cúbico que no esté ocupado por una garra, una zarpa, una escama o la punta de una cola, de manera que la sensación que da es como en esos dibujos engañosos, hasta que por fin los ojos comprenden que el espacio que hay entre dragones es, de hecho, otro dragón.

Podrían recordar a una lata de sardinas, si uno imaginara sardinas enormes, con garras, orgullosas y arrogantes.

Y probablemente, en algún lugar estará la llave.

Así comienza mi libro favorito, ¡Guardias! ¿Guardias?, que Terry Pratchett dedicó a esos abnegados hombres que, en cualquier fantasía heroica, entran a saco en una habitación, van atacando al héroe de uno en uno, y mueren por orden. Y a los que nadie pregunta nunca si es eso lo que quieren hacer.

Terry Pratchett ha fallecido y a los que amamos su obra, que somos muchos, se nos ha roto algo por dentro. Es difícil de explicarlo, porque no conocía a Sir Pratchett, no he hablado con él y solo he visto fotografías suyas para hacerme una idea de su cara, pero es así.

Terry Pratchett y su sombrero de ala ancha... sombre de mago moderno, fijo
Terry Pratchett y su sombrero de ala ancha… sombre de mago moderno, fijo

Yo creo que el motivo de que todos sus lectores estemos así de tristones, lo explicaba otro gran autor que se llama Stephen King… y es que, escribir es telepatía.

Así que, aunque nunca le tuviera delante, aunque nunca le hubiera estrechado la mano o le hubiera dicho cuanto me gustan sus obras, que llevo siguiendo desde los doce años, he estado en la cabeza de ese hombre y él en la mía, contándome las más hilarantes historias de fantasía que se puedan contar sobre una tortuga que nada por el espacio transportando a cuatro elefantes que a su vez cargan con el mundo, que no es esférico si no una especie de… pizza… y en las que reflejaba nuestro mundo.

El Gran A'Tuin, los elefantes y el Mundodisco
El Gran A’Tuin, los elefantes (GranT’Phon, Tubul, Berilia y Jerakeen) y el Mundodisco

—El búho sensato ulula a medianoche—dijo el visitante, tratando de sacudirse la lluvia de la capa.

—Pero muchos señores grises contemplan con tristeza a los hombres sin amo—entonó la voz al otro lado de la rejilla.

—Hurra, hurra por la hija de la hermana de la soltera—replicó la figura empapada.

—Sí, sin duda la rosa está dentro de la espina.

—La buena madre prepara la sopa de verduras para su hijo descarriado—siguió la voz tras la puerta.

Hubo una pausa durante la cual sólo se oyó el sonido de la lluvia.

—¿Qué?—preguntó al final el recién llegado.

—La buena madre prepara la sopa de verduras para su hijo descarriado.

Otra pausa, esta vez más larga.

—¿Estás seguro de que la torre mal construida no tiembla al paso de la mariposa?—insistió la figura empapada.

—Que va. Es la sopa de verduras. Lo siento.

La lluvia seguía cayendo despiadada sobre el embarazoso silencio.

—¿Y la ballena enjaulada?—preguntó el empapado visitante, tratando de arrebujarse en el escaso refugio que ofrecía el temible portal.

—¿Qué le pasa?

—Que no sabe nada sobre las grandes profundidades, para que te enteres.

—Ah, la ballena enjaulada. Tú a los que buscas es a los Hermanos Esclarecidos de la Noche de Ébano. Es tres puertas más abajo.

—¿Y quiénes sois vosotros?

—Somos los Iluminados y Antiquísimos Hermanos de Ee.

—Creía que os reuníais en la calle Melaza—señaló el hombre empapado.

—Sí, bueno, pero ya sabes cómo van estas cosas. Los del taller de marroquinería usan la sala los martes y nos hicimos un lío.

—Ah. Bueno, pues gracias.

—No hay de qué.

Y vuelvo a citar ¡Guardias! ¿Guardias?, ¿y por qué? Pues porque me encantó toda la trama de los Hermanos Esclarecidos de la Noche de Ébano, unos tipos encapuchados, con absurdas claves para entrar en su cubil y que consiguen un libro con el que invocar a un ser muy poderoso que no pueden controlar.

Vamos, que son un Culto de la Llamada de Cthulhu, pero con dragones en vez de primigenios. Y nuestros aguerridos héroes, Zanahoria, Colon, Nobby Nobbs y el Capitán Vimes, la simpática Guardia de la Noche de Ankh Morpork, son Investigadores.

Mi primer Pratchett ¡Guardias! ¿Guardias?
Mi primer Pratchett
¡Guardias! ¿Guardias?

Así que, os lo podéis imaginar, me gustan los Mitos de Cthulhu, los sectarios, el horror Cósmico, sí… pero una de las muchas semillas que se plantaron para que estuviera escribiendo las aventuras de mis amigos en Innsmouth, la plantó ese genio y caballero que nos ha dejado hace poco, Sir Terry Pratchett, y al que voy a echar de menos..

Y cómo ya he dicho, que no os engañen, Terry Pratchett no puede morir, conoce a la MUERTE demasiado bien. Se habrá ido al Espacio B, a la biblioteca de la Universidad Invisible, al Tambor Remendado, a Cori Celesti, a la Casa de las Costillas de Harga…

O a donde fueron a parar los dragones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s