Huida de Innsmouth(32): Un Visitante Inesperado

Patry O’Connel (Buscavidas)                      –             Hernán

Thomas Connery (Infante de Marina)          –              Bea

Annie O’Carolan (Cazadora de Libros)        –              Sarita

Liam McMurdo (Conductor)                         –              Soler

Colin O’Bannon (Jugador)                           –              Toño

Greg Pendergast (Fotorreportero)              –              Jacin

Jacob O’Neil (Sargento de Policía)              –              Raúl

Casi todos los Finns se habían reunido en el cruce que había a unos dos kilómetros de Innsmouth, cercano a una granja abandonada.

Liam McMurdo estaba más atento a su coche, cuya rueda delantera izquierda se había deshinchado de improviso.

—¿Vas por la vida sin neumático de recambio? —preguntó Jacob O’Neil.

—Y con menos de veinte pavos en el bolsillo—se quejó Liam sacando un clavo de la rueda—. Algunos no tenemos los lujos que conlleva la vida policial, agente.

Jacob puso los ojos en blanco.

—¿Tanta atención habéis creado? —les preguntaba Thomas Connery a Patry O’Connel y a Liam.

—No puedo evitar ser atractiva, Tommy —ronroneó Patry.

—Nos esperaban —dijo Liam arrojando el clavo al arcén—. Todo el pueblo nos esperaba o esperaban a alguien. Agentes de policía siguiéndonos, aldeanos atentos a nuestros pasos. Es lo que decían Patry y Annie, los de la secta y los Marsh tienen gente en todas partes.

—Pues tenemos que volver a entrar y conseguir más información—apuntó Jacob—. El bar del alemán, The Garden, sigue siendo una buena opción. Y aún tenemos que hablar con los Mowry.

—Y yo tengo que pasarme por la gasolinera —se quejó Liam.

—Viene alguien —advirtió Colin O’Bannon.

Un coche tomó el desvío del cruce que llevaba a la granja abandonada. Un coche que llamaba mucho la atención, porque era un coche que no debería estar en una región perdida de la mano de cualquier dios, como lo era Innsmouth. Se trataba de un Rolls-Royce Silver Ghost, de color plateado, descapotable, de dos plazas.

Colin acarició el revólver que guardaba en el bolsillo de la gabardina. Thomas se adelantó ante Patry y Annie O’Carolan. Liam agarró con fuerza la palanca del gato. Jacob se paró ante el coche.

Greg Pendergast salió del coche por el lado del copiloto.

—No podías pasarte un día más descansando, ¿verdad?

—Nop —contestó Greg—. Pero he recibido una visita inesperada en el hospital… y he decidido traerla.

La puerta del piloto se abrió y, ataviado por un traje de seda de más de 100 dólares, emergió un inmaculado y sonriente Angus Lancaster.

Dia duit , mo chairde daor*

Un tibio silencio recibió a Angus.

—Angus, que estamos mayores para jugar a los gamberros irlandeses—siseó Annie.

Patry, Thomas y Jacob se acercaron para saludarle y estrecharle la mano.

—Ya pensé que no venías —le dijo Patry.

—Algunos estábamos seguros —argumentó Colin saludando a Greg.

—Bueno… tuve que solucionar unos negocios antes de venir, pero ya estoy aquí que es lo importante. Greg me ha puesto al día, pero decidme, chicos… ¿qué me he perdido?

Angus Lancaster (Arquitecto)                      –              Garrido

*Buenos días, mis queridos amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s