Huida de Innsmouth(34): El Gigante, el Conductor del Autobús y el Fumador

Patry O’Connel (Buscavidas)                      –             Hernán

Thomas Connery (Infante de Marina)          –              Bea

El destartalado autobús irrumpió en la plaza de New Town Square desde el norte. Asomándose desde los aledaños de la abandonada tienda del First National Grocery, sin querer llamar la atención, Thomas Connery y Patry O’Connel observaron como el vehículo se detenía ante el Gilman House.

El autobus de Innsmouth
El autobús de Innsmouth

Del autobús emergió el conductor, un individuo alto y delgado, de hombros caídos, piel grisácea, grandes ojos llorosos, nariz chata y orejas insignificantes, pero no llegó a entrar en el hotel. Un hombretón, grande como un armario empotrado, calvo, de piel descamada, ojos saltones y mentón prominente, cruzó la plaza arrastrando los pies y rugiendo como un huracán.

—¡Sargent! ¡Joe Sargent!

El conductor se volvió hacia el gigante.

—¿Qué te pica, Ropes? —escupió Sargent.

—Me pica, qué tengo órdenes del Comisario Martin, gandul —el monstruoso agente de policía, Elliot Ropes, se echó encima del conductor, pero no se amilanó lo más mínimo—. Hay unos forasteros por aquí haciendo muchas preguntas. ¡Son problemas! Andy dice que no tienen que subir al autobús.

Entonces para sorpresa de Thomas y Patry, el conductor le arreó un violento collejón al gigantesco policía.

—¡Calla la puta boca, imbécil! —siseó Sargent—. ¿¡Te crees qué todos los que nos escuchan son amigos!?

Mientras Sargent metía a Ropes a empujones en el autobús, Patry lanzó un vistazo a su alrededor… sus ojos se cruzaron con unos ojos que ya había visto antes… se trataba de un tipo orondo, sin la Marca de Innsmouth, bien vestido que fumaba un cigarrillo ante la Cafetería de Innsmouth y que sonrió a Patry.

Mientras el autobús arrancaba y salía escupiendo una humareda negra por el tubo de escape, el fumador arrojó una colilla y caminó hacia el río.

—¿Tú crees que hablaban de nosotros? —preguntó Thomas.

—Cómo los forasteros, sí… cómo los que estaban escuchando… —Patry apuntó hacia el tipo que se alejaba paseando tranquilamente, con las manos en los bolsillos—. Creo que se referían a ese tipo que va por ahí.

Patry y Thomas caminaron tras él, se internaron por las áreas industriales y mercantiles del río, un barrio abandonado, plagado en su mayoría por viejas fábricas, factorías y almacenes vacíos y medio desmoronados. El individuo caminaba tranquilo, usando la colilla de un cigarrillo para encenderse otro.

—¿De veras crees que este tipo te estaba queriendo decir algo? —susurró Thomas.

—Me ha pillado mirándole y me ha sonreído. Y no es la primera vez que le veo.

Patry agarró a Thomas del brazo. Le habían perdido.

Una sombra se desplazó por un callejón en el que Patry vio una colilla aún humeante. La chica tironeó de Thomas y se internaron entre los almacenes abandonados. Callejearon durante unos segundos hasta que dieron con un callejón sin salida, en cuyo centro estaba el fumador, apoyado contra una pared… y sonriendo.

—¿Y bien? —dijo el fumador.

Patry y Thomas se quedaron petrificados… mudos…

—Thomas di algo —murmuró Patry entre dientes.

—Esto ha sido cosa tuya —contestó Thomas con los dientes apretados.

El fumador se aclaró la garganta y no dejó de sonreír.

—Pues verá… —comenzó Patry—. ¡Nos ha pillado! Jajajaja… mi chico y yo estábamos buscando… un rinconcito íntimo y… ¡vaya que sorpresa! No éramos los únicos buscando intimidad.

—No, yo no busco intimidad —comentó el fumador—. Soy inspector de fábricas e… investigaba.

Patry y el fumador se miraron. Patry sabía que esos comentarios inapropiados incomodaban a la gente, pero este individuo parecía ajeno a ello. Mentía. Y el fumador sabía que mentía, sabía que Patry mentía, y le daba igual.

El fumador apuró el cigarrillo, lanzó la colilla al suelo y la pisó. Metió las manos en los bolsillos, se despidió con un asentimiento de cabeza y desapareció entre las columnas de vapor que emergían de las alcantarillas.

—¿Qué coño acaba de pasar? —preguntó Thomas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s