Superávit Lunar en la Revista Ultratumba nº 37

Hay temporadas en las que uno manda relatos a varios concursos y cree que han caído en saco roto. No ganas nada, no apareces en ninguna lista de seleccionados, no te dicen ni un: “Buscamos otra cosa, pero sigue intentándolo”. Lo que más me irrita no es que mi relato no sea uno de los elegidos para participar en una antología, una revista o que directamente gane un concurso, no, lo que me muerde las entrañas es que ni siquiera te manden el aviso de recibo, pero bueno, no me voy a poner a lloriquear, que esta entrada va de otra cosa.

Esta entrada va de las otras temporadas, esas en las que recibes mensajes de varios sitios diciéndote que te están leyendo tus relatos (¡o tu novela!), que se han leído y, no sólo eso, que te van a publicar (de momento lo relatos, gente, ya haré fiesta si vamos a más)

Y es que, desde la semana pasada en la que Evil Children se convirtió en la Antología “Hijos del Mal” y tomó forma, gracias a la persistente implicación de David Jerónimo Mateos y Aitor Heras, me han informado que otro relato mío ha sido escogido para una Antología sobre los Mitos de Cthulhu (y no voy a decir más, que de momento es secreto) y ha salido a la luz el número 37 de la Revista Ultratumba de Javier Herce, en el que está mi relato “Superávit Lunar”

Portada Revista Ultratumba nº37
Portada Revista Ultratumba nº37

Clickad y leed, que es gratis… y de paso pasaros por Egarbook Ediciones a encargar una la antología “Hijos del Mal” que es para una buena causa.

http://autordelibros.com/store/product/hijos-del-mal-pvp-1995-pr%C3%B3ximamente

Anuncios

“Sin Mayores” a imprenta

Mi relato “Sin Mayores”, que fue uno de los escogidos del Concurso Evil Children, formará parte de la antología “Hijos del Mal” de la editorial Egarbook.

En esta antología en la que comparto cartel con el resto de escogidos de Evil Children, hay una veintena de relatos con niños malévolos cómo protagonistas. De hecho, mis peques son una inquietante pareja de supervivientes a un apocalipsis zombie.

El Niño disfrazado de cowboy estaba acuclillado ante el cadáver de la dependienta del supermercado y lo miraba con una imperturbable expresión de seriedad. El Niño no lo sabía, pero era la misma expresión que ponía cuando miraba a las hormigas a través de una lupa y movía el vidrio para que la luz incinerase a los insectos, sin saber a ciencia cierta si lo que hacía estaba mal o no, si debía disfrutar o sentirse avergonzado.

Total, ya la había matado.

Otra vez.

Portada de "Hijos del Mal", de la Editorial Egarbook
Portada de “Hijos del Mal”,                                          de la Editorial Egarbook

Además de los relatos, hemos contado con un nutrido grupo de ilustradores que han dibujado escenas de cada historia. La de “Sin Mayores” la realizó Álvaro Pino, y me encanta.

Y para terminar, lo que se recaude con la antología se destinará a entidades benéficas y solidarias. Vamos, que toda esta publicidad es para una buena causa ¡Seguiremos informando!

Más información en http://www.egarbook.com/

—Él te dijo que no queríamos mayores —sentenció la Niña.